OTURIA – 12-05-2022

No ha sido fácil tomar esta decisión, pero lo he hecho. Miguel incluía sus rutas y travesías sin número cuando salía solo a la montaña, yo voy a hacer lo mismo.

He subido al monte Oturia desde Yebra de Basa por el camino de las ermitas.

Había guardado dos rosas blancas del funeral de Miguel y deseaba llevarlas a dos lugares especiales para él y para nosotros. Las imágenes no tienen la calidad de las de Miguel, las he hecho con el móvil.

He elegido el monte Oturia porque fue el primer lugar en el que pasamos una noche juntos en tienda de campaña. En realidad fue el pistoletazo de salida de tantas otras pernoctas y travesías extraordinarias que hemos disfrutado.

El día era cálido, nublado, muy cómodo para hacer el camino.

La ascensión fue muy bonita y emotiva. En la parte final empezó a soplar el viento y resultaba un poco incómodo.

cima del monte Oturia

Un último esfuerzo y ya llego.

Al hacerlo encontré un señor almorzando, era francés, nos entendimos con mi poco conocimiento de su idioma y con buena voluntad por parte de los dos, era muy amable y de Lescun, el otro lugar elegido para la segunda rosa, ¡sorprendente, increíble!.

A pesar del viento pude hacer una foto a la flor que luego deposité en el suelo, quería que fuera parte de la montaña, como nosotros.

Emotivo, importante, liberador, muchas cosas a la vez. Escuché la misma canción que llevamos al dormir allí (avinu malkeinu- Barbara Streisand) y otra con la que me identifico en estos momentos (sin tu voz – Warcry). A pesar del viento me quedé un poco a disfrutar de las magníficas vistas.

Recordé que la imagen del círculo que tenemos en el blog se hizo aquí, en el amanecer de aquel día. Respiré hondo y volví a Sabiñánigo feliz.

190.- BISAURÍN.

Cuca propuso esta salida, a modo de apertura de un pequeño paréntesis que, por motivos clínicos, nos van a obligar abrir durante unas semanas. ¡¡¡Mecagüen diez, qué paliza!!!!

Salimos del refugio de Lizara, con un grado de temperatura después de recorrer un precioso paisaje ya vestido de otoño.

Refugio de Lizara

Nos dirigimos, por el barranco de Oldecua, hacia la caseta de los Forestales, siguiendo el itinerario de La Senda de Camile, que abandonaremos al llegar a la Plana Mistresa.

Al llegar a Plana Mistresa, giramos hacia el Oeste, por el Barranco de los Castillones. Uff … ¿Todo esto hay que subir?

Afortunadamente, no. Tenemos que girar a nuestra derecha y remontar un empinado barranco hacia la confluencia de los picos Fetás y Bisaurín.

A partir de este punto, la progresión se pone interesante. Tenemos que ir superando primero una zona en la que hay que echar las manos en un par de puntos, luego un caos de bloques de piedra que hay que transitar con cuidado y, posteriormente, un terreno de pedriza descompuesta. hay que andar atentos en este tramo.

Hay días en los que las piernas no te siguen y hoy, sin duda es uno de ellos para mi. Avanzo agotado, pero asumo que en la montaña, hay días que toca sufrir, así que…¡Adelante! Envidio la facilidad con la que Cuca sube.

La vista de un grupo de montañeros que bajaban de la cima del Bisaurín nos hizo dirigirnos hacia el sendero por el que ellos venían, en lugar de remontar la empinada canal herbosa que conduce a la cresta. Abandonamos el track que llevábamos guardado, pero nos salió bien.

Accedemos a un pequeño collado, desde donde ya casi podíamos ver la cumbre, a la que llegamos siguiendo una senda marcada.

¡Por fin, la cumbre! El Bisaurín nos agradece el esfuerzo, pudiendo disfrutar de unas vistas espectaculares y de la agradable charla con Lluis Vilanova, un pintor que llevaba desde las diez de la mañana haciendo preciosos dibujos con acuarelas y que todavía se quedó en la cumbre, para captar las luces del atardecer, cuando nosotros bajamos.

Tras descansar un buen rato, hacer innumerables fotos y charlar con Luis, nos disponemos a iniciar a la bajada por el itinerario habitual de subida al Bisaurín, por el collado de Foratón. Nos asombran los profundos barrancos que jalonan la pala de subida. ¡Qué bonito se ve el Castillo de Acher, desde aquí!

Durante la bajada, vemos como el helicóptero de la Guardia Civil acude a rescatar a alguna persona que ha tenido un percance en la zona por la que nosotros hemos subido a la cumbre. Ha estado largo rato sobrevolando el terreno. No debía estar nada fácil la extracción. ¡Millones de gracias por vuestro trabajo!

Un momento de descanso para intentar recuperar fuerzas y seguimos hacia el collado de Foratón, desde el que descenderemos hasta el refugio de Lizara.

Hoy ha tocado sufrir. Hemos estado más tiempo parados que andando, pero hay días en los que las piernas no responden y las pulsaciones se disparan. De todas formas, viendo el perfil y la dificultad de la ruta, vez no sea muy extraño.

De camino ya en el coche, hacia casa, pasamos junto a Los Corralones, cuya luz vemos encendida. ¿Probamos a ver si nos dan algo de comer? Begoña y Santos nos saludan muy atentos y nos ofrecen la exquisita comida que María José prepara. Una lasaña de espinacas y una conserva de conejo, un buen postre casero y una cerveza… ¡Qué buena gente y qué trabajadores! Nos han dicho que llevaban un día agotador y, sin embargo, nos atienden con la mejor de sus sonrisas a pesar de que es su rato de recoger y descansar. Salimos reconfortados en cuerpo y alma. ¡¡¡¡Mil gracias por vuestro trabajo!!!

Bueno… dentro de unas semanitas, después de la operación de «chichorreta», volveremos.

Track en:

189.- LAC D’ISABE

Lac d’Isabe

Aprovechamos el último día del puente del Pilar para disfrutar de la belleza del paisaje casi otoñal del bosque de Bitet y subir hasta el precioso Lac d’Isabe.

Dejamos el coche en el aparcamiento del bosque de Bitet y tomamos la senda que enlazará más adelante con la pista que conduce al aparcamiento superior. Las setas nos indican el inicio del otoño, que aún no es muy apreciable en el bosque.

La excursión no es muy larga pero la pendiente es exigente. Apenas hay tramos donde recuperar el aliento. Al salir del bosque vemos ya la pala que alberga el sendero que sube apenas sin zetas en pronunciada pendiente.

¡Por fin, el premio! El lago, en el que únicamente hay dos personas, nos reserva sus mejores galas para hacernos disfrutar de este octavo lago que hemos podido visitar en cinco días.

Disfrutamos un buen rato de la belleza del lugar, del calor del sol, de la compañía, de la bien merecida siesta… y toca bajar.

Fin de la excursión y fin del puente que hemos estirado hasta el último momento. Nos queda recoger los bártulos, preparar la comi-cena y descansar para comenzar mañana una nueva jornada laboral.

No recuerdo un puente del Pilar con tan buen tiempo ni tan bien aprovechado como este. ¡Qué suerte haberlo podido disfrutar!

188.- LAC D’ESTOM-LAC D’ESTIBE AUTE

Lac d’Estibe Aute

Es nuestro tercer día de travesía. Hemos descansado cerca del Lago de Estom y partimos con una sola mochila, en dirección a los lagos de Estibe Aute. Cuca sigue disfrutando de su premio. La primera parte del día seguirá sin mochila.

¡Menos mal que descargamos un track! El sendero que conduce desde el Lago de Estom hacia los de Estibe Aute, es apenas visible. Es poco transitado y la maleza lo invade, haciendo peligrosos algunas tramos que discurren junto al barranco. Hay algunas pequeñas trepadas, zonas peligrosas por presencia de raíces, ramas bajas de árboles… ¡Nada cómodo y poco seguro!

Salimos hacia una zona de bloques, que debemos de remontar hasta llegar a divisar ambos lagos. Es un terreno exigente. Sin embargo pocos sitios nos han producido tan intensa emoción como estos remotos lagos del Pirineo. La soledad y el silencio llegan a sobrecoger. Nos quedamos largo rato contemplando el reflejo del sol en el agua, los pececillos nadando…

Lago d’Estibe Aute

Viendo cómo está el sendero hasta el Lago de Estom, optamos por descender por la otra ruta, que desciende rápidamente por un empinado valle y enlaza con el camino hacia el lago de Estom. No da tregua esta bajada. ¡Menos mal que llevamos bastones!

Una vez en el sendero principal, nos toca remontarlo de nuevo hacia el lago de Estom, para recoger el material y regresar, ya con las dos mochilas bien cargadas, hacia la Fuitiére.

Lac d’Estom

Dos horas de caminata nos separan de nuestro coche.

Se nos ha hecho tarde y tenemos un largo viaje por delante, así que decidimos buscar alojamiento en Cauterets y regalarnos una rica pizza para cenar. Lo primero, lo conseguimos, pero no hubo forma de encontrar ningún lugar donde pode cenar. Está casi todo cerrado porque en estas fechas los negocios de esta localidad aprovechan para cerrar por vacaciones. Después de tres días a base de comida liofilizada, frutos secos y dátiles… nos toca ir a un supermercado y comprar un par de sandwiches prefabricados, unas galletas y un zumo. ¡¡¡¡BUAHHHHHHH!!!!

¡Nos desquitamos con el desayuno del día siguiente!

187.- LAC GLACÉ-LAC D’ESTOM

Lac des Oulettes d’Estom Soubiran

Amanecemos en este segundo día de travesía, en el entorno de Pont d’Espagne, a casi 2400 metros de altura. Ha helado pero hemos pasado una noche confortable y reparadora. Hoy a Cuca le toca premio: ¡No tiene que llevar mochila!. ¡Se lo ha ganado! Ha venido hasta aquí tras una pequeña intervención. ¡Qué valiente y que fuerte es!

Salimos en dirección al Lac Couy, remontando una loma que nos va ofreciendo más perspectiva sobre el lago en donde hemos pernoctado. Hemos tenido que echar las manos en algún pequeño tramo, pero sin mayor dificultad.

En un pequeño collado, tenemos la suerte de poder ver los dos lagos al mismo tiempo: El agreste Lac Labas y el Lac des Oulettes…

Proseguimos nuestra ruta y llegamos al precioso Lac Couy.

La erosión del antiguo glaciar, ofrece unas formaciones muy curiosas.

Vamos llegando hacia la última subida antes de alcanzar el Lac Glacé.

Un último tramo, junto al barranco de desagüe del ibón, nos hace dudar. Hay un paso algo expuesto que no nos gusta. Probamos por una canal, en la que encontramos también hitos y que nos conduce sin problemas al espectacular lac Glacé, bajo la mirada del Col de Gentianes o brecha d’Estom Soubiran.

Lac Glacé

Tras una buena siesta al sol de octubre, retomamos el camino de regreso.

Disfrutamos, de nuevo, de las vistas de estos preciosos lagos.

Lac Labas
Lac Labas

Aprovechamos uno de los torrentes que cruzan el camino, para aprovisionarnos de agua para la noche y llegamos al lago d’Estom donde pernoctamos.

Lac d’Estom

NOTA: Este recorrido transcurre por una zona catalogada como Parque Natural. Hemos sido totalmente respetuosos con los horarios y lugares de acampada, con la retirada de todo tipo de residuos y demás normas de conservación . Solo así, entre todos, conseguiremos que mantengan su inmensa belleza.

186.- LA FRUITIÈRE-LAC DES OULETTES D’ESTOM SOUBIRAN

Es casi tan largo el nombre del lago, como la excursión.

Lac des Oulettes d’Estom Soubiran

Comenzamos una ruta de tres días por el entorno de Pont d’Espagne, aprovechando el puente del Pilar y el magnífico pronóstico del tiempo.

Este primer día lo dedicamos a realizar el desplazamiento hasta Cauterets y, desde allí al refugio La Fuitière, que encontramos atestado de coches aparcados y desde donde iniciamos la excursión, cargados con 26 kilos de equipaje. Esta vez no nos hemos dejado la comida.

Llegamos al lago d’Estom, donde realizamos una parada, muertos de envidia viendo como los excursionistas de diario daban cuenta de unos suculentos bocadillos mientras nosotros nos teníamos que conformar con unos frutos secos y unos dátiles.

Lac d’Estom

Proseguimos nuestra marcha en dirección al collado de Arraille, de tan «grato» recuerdo en nuestra anterior excursión a este terreno. Tomamos el desvío hacia el Collado de Gentianes.

Hacemos constar que el sendero hacia el Coll de Gentianes no es practicable en presencia de nieve. Hay una zona muy expuesta a los aludes y muy peligrosa. Varios carteles así lo indican, desaconsejando el tránsito por este recorrido en presencia de nieve.

Poco a poco vamos dejando atrás en lago de Estom y nos acercamos al lac d’Labas.

Lac de Labas

Un último resalte a superar y llegamos al lac des Oulettes d’Estom Soubiran (madre que nombre más largo). Es nuestro lugar elegido para pernoctar. Nos queda plantar nuestra pequeña tienda, sacar el material y preparar la cena, que ya va siendo hora de comer algo.

La noche es fría, pero vamos bien preparados y conseguimos descansar muy bien.

NOTA: Este recorrido transcurre por una zona catalogada como Parque Natural. Hemos sido totalmente respetuosos con los horarios y lugares de acampada, con la retirada de todo tipo de residuos y demás normas de este tipo de lugares. Solo así conseguirán mantener su inmensa belleza.

185.- FAJA DE LA PARDINA

Faja de la Pardina

Comenzamos el otoño desplazándonos hasta Nerín, al Parque Nacional de Ordesa. Esta vez vamos a recorrer un itinerario desconocido para nosotros y que creemos que es muy poco frecuentado.

Dejamos el coche en el aparcamiento de la pista que sale desde Nerín a Cuello Arenas, delante de la barrera. ¡Atención! Esta pista es de circulación restringida, solo pueden acceder vehículos autorizados. Un poco antes de la barrera, a nuestra derecha, tomamos el sendero que se dirige hacia el Mondoto y Cuello Arenas. Un poco más adelante, tomaremos el desvío de la izquierda,para dirigirnos a Cuello Arenas.

Aunque también es posible hacerlo, desaconsejamos subir por la pista, ya que incrementamos la distancia a recorrer. El sendero está muy bien marcado y es cómodo.

Las Tres Serols

Aprovechamos para ver la silueta de la Tres Sorores, que luego quedarán cubiertas por las nubes. Pasamos junto al Refugio de Cuello Arenas (cerrado) y la sima que hay en sus inmediaciones. Seguimos en dirección a la Faja de la Pardina, cuyo barranco iremos viendo ya delante nuestro.

En rojo hemos remarcado la ubicación de la Faja de la Pardina (itinerario de ida) y en verde la Faja de Malpasé (itinerario de vuelta).

Tras bajar unos peldaños de roca y pasar por una zona con muchas ortigas, nos adentramos en la Faja de la Pardina. Un estrecho corredor que nos recuerda a la Faja de las Flores, por su morfología. La senda es cómoda, aunque hay que ir muy atentos para no dar un traspiés o resbalar en las zonas del barro que la tormenta de esta noche ha dejado.

Pasaremos junto a una surgencia de agua, que forma una cascada.

La salida de la Faja, se hace, primero remontando una muy corta pero fuerte pendiente, y luego a través de unas cadenas y grapas bien fijadas en la roca que, sin ser difíciles, exigen cierta forma física y costumbre. Nosotros hemos preferido hacer la ruta en este sentido y el paso de este tramo nos parece más fácil de subida que de bajada.

Un poco más adelante llegamos a la Mallata Candón. Un pequeño refugio con techo de lajas de piedra. Aprovechamos para descansar y reponer fuerzas, acompañados por un rebaño de vacas.

Y no nos resta sino seguir avanzando hacia la Faja de Malpasé, que nos conducirá de nuevo al llano Tripals, refugio de Cuello Arenas. En este faja hay un tramo equipado con una sirga (el malpasé), para dar seguridad en caso de terreno mojado.

Pasaremos de nuevo junto a la zona por la que habíamos descendido a la faja de la Pardina y seguiremos en busca del Refugio de Cuello Arenas, para alcanzar la pista forestal.

NOTA:

Hemos vuelto a encontrar cáscaras de plátano en el camino. La leyenda urbana de que: «Se las come el ganado.» ¡No es cierta! Ni las cascaras de plátano, ni las peladuras de mandarina… se las come el ganado y tardan VARIOS MESES en descomponerse. ¡Por favor, llevaos la basura a casa!

¡¡Mantengamos limpia la montaña!!

Track en:

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/nerin-faja-pardina-nerin-84880988

184.- GARMO NEGRO

Renominación de Prima Donna de los Tres mile y pico di metri

La víspera de nuestro primer aniversario de boda, nos animamos a volver a hacer un tres mil. Elegimos el Garmo Negro, que Cuca todavía no había subido.

Iniciamos la marcha junto a la pista de esquí de fondo. Pronto llegamos a la fuente de La Laguna.

El sendero va ganando altura haciendo lazadas, dejando a la izquierda el barranco de Argualas. LLegamos a la Mallata Baja, donde el camino se bifurca en dos direcciones: Una hacia los Ibones de Ordicuso y la otra hacia el Garmo Negro y Pondiellos.

El camino sigue en ascenso sin dar tregua. Rápidamente abandonamos la zona verde y nos adentramos en las piedras. La niebla va jugando con nuestras perspectivas, pero tenemos claro que vamos a intentar hacer cumbre. Parece que se va abriendo.

Nos hemos encontrado a tres encantadores montañeros de nuestra quinta, a los que acompañaremos durante todo el día.

Tras cruzar la ladera rocosa llegamos a la base de la última pala. Aprovechamos para comer algo. Hemos subido del tirón hasta aquí. Hoy se nos está dando muy bien el día.

Ahora toca estar atentos a elegir el mejor sendero y tener cuidado de no tirar piedras. Hay bastantes personas y el terreno es pendiente.

LLegamos muy bien a la cumbre. ¡Nos sentimos muy fuertes después del entrenamiento del verano, cargados con mochila de travesía! Además, estamos tremendamente felices por todo lo vivido y compartido este último año.

Aunque no es su primer tres mil, muertos de risa, renovamos la ceremonia de nombramiento de Dama de los Tres Mil, a Cuca.

Un rato para disfrutar de las vistas que la niebla nos permite, y comenzamos el descenso, con cuidadín, cuidadín.

Hacemos la bajada muy despacio. Una de las personas a las que hemos decido acompañar, está lesionada y debe avanzar con cuidado.

Durante la bajada, tenemos un pequeño contratiempo. Miguel pisa una piedra que cede y cae rodando. Un buen golpe en el costado, un raspón en el brazo y un bastón partido. Ha habido suerte. Podemos proseguir nuestra marcha sin mayores problemas.

Alfonso, Pablo y Enrique han sido una grata compañía en este día, aunque nos han hecho ir más lentos, especialmente en la bajada. Ellos habían hecho ayer una excursión muy exigente y nos asombra que hayan tenido fuerzas para subir a Garmo Negro hoy.

LLegamos al coche, nos quitamos las botas, reponemos líquido y… a Sabi. A preparar la comi-cena y descansar.

Ha sido un día precioso. ¡Damos gracias por nuestra salud, nuestra compañía, nuestra ilusión… y recordamos a familiares montañeros que en esta época están atravesando momentos muy duros. ¡Mucho ánimo para ellos!

Track en: https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/garmo-negro-desde-banos-de-panticosa-83621422

183.- CIRCULAR AMPLIADA POR LOS LAGOS DE AYOUS. Día 2 de 2.

Amanece junto al Pic d’Ayous

La niebla de la tarde anterior se disipó, pudimos ver las estrellas y la Vía Láctea y disfrutar del prodigio del amanecer desde este lugar tan privilegiado. Es muy especial ver como la luz va ganando terreno a la oscuridad, como aparecen los colores, sentir el calor de la luz del sol… ¡La vida es un regalo!

Desayunamos copiosamente: dos trocitos de bizcocho de chocolate y un vaso de leche con cacao. ¡Es toda la comida que tenemos para pasar el día, junto a alguna barrita energética que, afortunadamente, siempre llevamos en la mochila!

Tras recoger la tienda, subimos al pico de Ayous.

A partir de este punto, tenemos algunas dudas sobre el camino a seguir. LLevamos un track hecho sobre el mapa, pero en el terreno hay un montón se sendas, trochas, caminos… Afortunadamente, damos con el itinerario correcto hacia el Col d’Aas de Bielle. El sendero apenas es perceptible en bastantes tramos y no hay ningún cartel indicador.

Vamos permanentemente consultando el track, ya que el terreno es algo complicado.

Pasamos por el Col d’Aas de Bielle y bordeamos la cima del Soum d’Aas de Bielle. Un poco antes de llegar al Col de Turon Garié, vamos bajando hacia el Lac d’Aule.

Hacemos una parada de descanso junto al lago. Si tuviésemos algo de comida, repondríamos fuerzas, pero… sólo nos queda una chocolatina, que se la cedo a Cuca, antes de que me muerda en un brazo.

El cansancio hace mella en nosotros y caemos en brazos de Morfeo antes casi de tocar el suelo. Junto a nosotros un animado grupo de excursionistas galos, dan cuenta de una apetitosa comida. ¡Qué sana envidia!

Con las fuerzas ya algo mermadas, continuamos nuestra marcha hacia el aparcamiento de Bious.

Tanto el barranco, como el bosque del final del recorrido, nos parecen preciosos.

Track en:

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/gran-circular-por-ayous-lac-casterau-paradis-bersau-gentau-col-dayous-aas-de-bielle-lac-daule-dia-2-82548697

182.- CIRCULAR AMPLIADA POR LOS LAGOS DE AYOUS. Día 1 de 2.

Iniciamos una travesía de dos días, que nos permitirá conocer zonas del Parque Natural de Ayous, que todavía no hemos explorado y, si el tiempo lo permite, contemplar las luces del ocaso y el amanecer desde un lugar privilegiado. Nos esperan 27 Km de recorrido, 1800 metros de desnivel positivo y 1721 de desnivel negativo, cargados con equipo de travesía autónoma. En teoría.

Dejamos el coche en el aparcamiento de Bious y remontamos el sendero que conduce, evitando la carretera, al embalse de Bious-Artigues, que está precioso.

Embalse Bious-Artigues

Hay muchas personas hoy, así que decimos rodear el lago por el lado oeste, al abrigo de la sombra del bosque.

Un poco más adelante llegamos al Pla de Bious, con la típica imagen del Casterau y pico Paradis al fondo.

Pla de Bious

Los caballos pastan tranquilamente en esta pradera.

En lugar de dirigirnos al lago de Roumassot, para seguir la ruta habitual hasta el refugio de Ayous, hemos optado por ir hacia el lago Casterau y el Paradis.

LLegamos al lago Casterau, tras remontar la pendiente desde la Cabaña de la Hosse.

Nos desviamos ligeramente del camino para visitar el lago Paradis.

Lac Paradis

Nos disponemos a tomar un pequeño refrigerio contemplando el lago y… ¡Sorpresa! ¡Nos hemos dejado en casa TODA la comida de los dos días de travesía!

Momento de frustración-cabreo-tristeza-agobio….

Elaboramos un plan B: Seguimos nuestra ruta hasta el refugio de Ayous y si podemos conseguir algo de comida allí, continuamos según plan previsto. En caso contrario, volvemos al aparcamiento por la ruta habitual y regresamos a casa. ¡Ánimo!

Remontamos la pendiente hasta el lago Bersau. Un momento de recuerdo entrañable para mi madre, a la que tuve la suerte de acompañar hasta aquí, con sus ochenta años.

Poco después llegamos al lago Gentau y al refugio de Ayous, que vemos muy renovado exteriormente.

La amabilidad de las personas del refugio nos permite seguir con el plan de ruta previsto. Compramos un par de sandwiches de jamón y queso (muy buenos), unos trozos de bizcocho de chocolate y coco (buenísimo) y un poco de leche en polvo y cacao, que podemos portar en unas bolsas herméticas que llevábamos en la mochila. Afortunadamente el menaje y el hornillo sí lo hemos traído.

Tras descansar un poco, remontamos el sendero hasta el collado d’Ayous.

Haciendo uso de la aplicación Peak Finder, identificamos las cumbres que se ven desde este magnífico mirador.

No nos queda, por hoy, sino seguir disfrutando de las vistas y buscar un lugar donde plantar la tienda y disfrutar de las vistas del ocaso y el amanecer.

Plantamos la tienda y…comienza a rodearnos una intensa niebla. Recordamos una situación igual, cerca de la cima del Labigouer.

No sé yo si vamos a poder hacer alguna foto esta tarde. Afortunadamente, tenemos suerte y podemos hacer algunas.

De noche, por encima de la niebla, el Midi se asemeja a un islote en medio del mar.

¡A descansar!