58.- PASANDO FRÍO EN EL VALLE DE AISA

p1000247 (medium)

Una ola de frío polar precedió a nuestra excursión y… no siendo nosotros plantígrados, hemos pasado un frío de narices en cuanto se ha levantado viento.

Dejamos el coche en el aparcamiento de La Cleta, al que accedemos desde la carretera que conduce de Aisa a Jasa. Sorteando con prudencia los tramos de hielo, llegamos al collado del Bozo. En ese punto, alguien se dejó la puerta abierta y corría un viento helador, así que decidimos cambiar el itinerario previsto para evitar el recorrido por la cresta. Regresamos por el otro lado del barranco, con la idea de regresar más veces a este precioso valle.

De regreso, hicimos una parada en la preciosa iglesia de San Adrián de Sasabe, del Siglo XI, a la que pudimos acceder con las últimas luces del día.

 

Anuncios

57.- YOSA-PICO LUCAS

Los Reyes Magos nos han regalado el poder disfrutar juntos de un precioso paseo, no muy largo, ya que hoy toca regresar a Zaragoza.

Hemos subido al Pico Lucas, desde el bello pueblo de Yosa. Una temperatura anormalmente cálida para estas fechas y un cielo azul totalmente despejado. Eso sí, hemos degustado el queso parmesano que la familia de Italia nos ha obsequiado y del que ¡Ya hemos dado cuenta!

 

 

 

 

 

56.- LE CHEMIN DE LA MATURE

Hemos realizado el itinerario circular del Chemin de la Mature, en la vertiente norte del Somport, frente al Fuerte del Portalet.

El camino se remonta al año 1660 cuando el rey Luis XIV ordenó la creación en Francia de su gran marina de guerra. Para ello necesitaban madera de calidad, proveniente de los árboles ubicados en los bosques del oeste de los pirineos.

El bosque de Pacq era el ideal, pues los arbustos con los que contaba eran los más apropiados para convertirlos, más adelante, en los mástiles. Optaron por tallar en la pared rocosa un camino lo suficientemente amplio para atravesar, no sin peligro, los barrancos de Gorges de I’Ender y para que los bueyes utilizados para el trabajo pesado pudieran tirar de los troncos de árboles cortados y transportarlos hasta el lugar donde serían procesados.

Se dice que el camino fue culminado en 1772 y utilizado hasta seis años después.

Después de recorrer el imponente tramo tallado en la roca, el sendero nos traslada por unos bosques con magníficas vistas.

55.- HASTA EL IBÓN DE ACHERITO Y MÁS ALLÁ

Hemos disfrutado subiendo hasta el Ibón de Acherito, en el valle de Echo, que nos ha regalado unas imágenes preciosas. Llevábamos idea de realizar una ruta circular, pero nos ha podido más el deseo de subir hasta la divisoria para contemplar las impresionantes Agujas del Ansaber y el valle de Lhers, que tuvimos ocasión de visitar el verano pasado. ¡Ha merecido la pena!

Esta vez, la prudencia nos ha aconsejado no realizar la ruta circular, ya que hubiéramos terminado estrenando el frontal de Cuca y tampoco era cuestión de hacerlo a cinco grados bajo cero. Eso sí, la Selva de Oza nos ha regalado como despedida una bella fotografía del Castillo de Acher con las luces doradas del atardecer.

      

 

54.- CIRCULAR DE SOL A SOL. ESPELUNGUERE_ARLET_ESPELUNGUERE

 

 

Un dos de enero, a las ocho y cuarto de la mañana, a cinco bajo cero… no teníamos nada mejor que hacer y comenzamos esta preciosa ruta circular, que ya habíamos intentado anteriormente sin éxito, por distintas razones. Esta vez, vamos bien equipados: crampones, piolet, casco, cuerda…y hasta los frontales que siempre nos acompañan.

Salimos desde el aparcamiento de Espelunguere, en la vertiente francesa del Somport y subimos, entrando en calor, hasta el collado de Lapachouau. Allí nos ponemos los crampones y el casco y aprovechamos para hacer prácticas de encordamiento, así que arnés y cuerda. Pasada la una y media llegamos al refugio de Arlet, donde descansamos y comemos un poco. Desde allí subimos al collado de Arlet, que nos ofrece unas vistas impresionantes de bonitas : Midi, Mesa de los tres Reyes, Anie…

La bajada por la vertiente sur del collado de Arlet la tenemos que hacer con sumo cuidado. El camino no está marcado, hay nieve, barro muy resbaladizo, riscos y cortados… Hay que ir muy atentos al track.

Ya en el Achar de Aguas Tuertas, paramos diez minutos para abrigarnos, comer un poco y beber un poco de la infusión que llevamos en el termo. No decimos nada, pero, la noche se va acercando y nos queda todavía un buen tramo de terreno totalmente desconocido. En el Paso de Escalé, encendemos los frontales. Ya es casi de noche. A las siete y media, de nuevo a cinco bajo cero y bajo un precioso cielo estrellado, llegamos al coche, con sus cristales completamente helados.

Además de estar apasionados por la belleza de la montaña, somos conscientes de que estamos un poco “taladrados”. Eso si. ¡¡A la tercera va la vencida!!

Le había pedido a Miguel una excursión “cañera” y, desde luego lo ha sido. Hemos decidido no volver de noche, al menos en invierno. Me ha regalado un frontal de chiquicientos lúmenes, por si acaso… (Es un cielo).

 

 

 

53.- ESPELUNGUERE-LAGO Y COLLADO DE ARLET

No he subido al blog las excursiones que realizo sin la compañía de Cuca. Esta vez, con su permiso, lo haré así para dar testimonio de la generosidad, excelente preparación y magnífico trabajo realizado por la Guardia Civil de montaña, a la que, desgraciadamente, tuve ocasión de ver actuar.

El jueves pasado, día 27 de diciembre, salí de Espelunguere para realizar una ruta circular en el entorno del Lago de Arlet. En el descenso hacia el achar de Aguas Tuertas, me encontré con una pareja de montañeros que bajaban hacia Hecho.

En una zona con fuerte pendiente, pero sin nieve, la mala fortuna hizo que ella sufriera una caída que le causó lesiones en las dos piernas, impidiéndole proseguir la marcha. Este desafortunado incidente me ofreció la posibilidad de presenciar un rescate de la Guardia Civil de montaña, que acudió en su auxilio con medios terrestres, al no poder volar el helicóptero a causa de la niebla.

Sirvan estas líneas para dejar constancia de la generosidad, competencia profesional, valentía y admiración hacia la forma en la que la Guardia Civil prestó su servicio. En muchas ocasiones he leído comentarios de este tipo, pero verlos trabajar en vivo y en directo, presenciar la delicadeza con la que se acercan a una persona accidentada, el cuidado con el que realizan todas las maniobras, cómo serenan y calman al accidentado y a sus acompañantes y como hacen todo ello de buen humor, es, sencillamente, asombroso y admirable.

Como apasionado de la montaña, me siento muy afortunado de saber que en nuestra tierra contamos con estas personas que han decidido dedicar su vida a ayudar a los demás, aún a costa de su propia comodidad y seguridad personal. Vaya para todos ellos mi sincera felicitación y mi más profunda admiración.

La persona accidentada, ya se está recuperando en su domicilio tras haber sido intervenida quirúrgicamente y con toda seguridad volverá a las montañas tan pronto como pueda. Tanto ella, como su pareja y yo mismo, lo haremos recordando que hemos de planificar bien la actividad, llevar el material adecuado y consultar la meteorología, como habíamos hecho en esta ocasión y sabiendo que, a pesar de todo ello, si ocurre un accidente, allí estarán ellos, los héroes de la montaña, para acudir en auxilio de quien los necesita.

¡Muchas gracias a la Guardia Civil de montaña por su generosidad y mi admiración por su excelente competencia profesional!

 

 

53.- PORTALET. Col de “Turuzuelo”

Bromeamos. Cuando desconocemos el nombre de un pico, le bautizamos como “Turuzuelo”, petit Turuzuelo,  Vérice del Turuzuelo, etc.

Teníamos poco tiempo disponible esta vez, pero Cuca se moría de ganas de estrenar sus magníficas Bestard Advance K Pro Lady, que ha adquirido para equiparse debidamente para nuestras salidas invernales. Cuca está como una niña con botas nuevas (los zapatos no le seducen).

Nos acercamos al Portalet y damos un paseo hacia el Col de Houer. Dejamos los crampones y las raquetas en el coche. Es una pena la poca nieve que hay. Pese a ello, el paisaje está precioso y el día nos acompaña.

Buen paseo y buen estreno de botas. La próxima vez que pisen la montaña será ya en el 2019 y… en esa ocasión, esperamos darles un poco más de caña, para que se vayan acostumbrado.